“Los hijos no quieren padres perfectos, quieren padres felices”

A Juan Pedro León no le cansan los niños. Tiene un hijo de tres años que espera un hermanito para verano (nos da la noticia en primicia) y es maestro en el colegio alemán de Bilbao. Redondea su dedicación a los más pequeños escribiendo un blog sobre sus andanzas como padre llamado Entrepapás. Hemos querido invitarlo a participar en esta serie de entrevistas con papis blogueros y así conocerlo más de cerca.

entrepapás, blog de padres

Nos seguimos sintiendo mal. Por el blog de Kiss and Cakes han pasado más de 10 mamás blogueras y hasta ahora no habíamos invitado a ningún papá bloguero a compartir con nosotros sus experiencias como padre. El primero, hace unas semanas, fue Adrián Cordellat, autor de Un papá en prácticas, después Himar, autor de Paternidad con apego, y tú eres el tercer0. ¿Tenemos perdón?, ¿hemos tenido una actitud machista?

Tenéis todo el perdón del mundo y más. De los seguidores que tengo en twitter puede que sean 500 blogs de mujeres y unos 30 de hombres. Últimamente voy descubriendo que hay más de los que pensaba y me voy acercando poco a poco a ese mundo. No creo que hayáis sido machistas. Pienso que una razón para que existan tantos blogs de mujeres y tan pocos de hombres podría ser la baja por maternidad. Normalmente el hombre se reincorpora muy rápidamente al trabajo y crear un blog necesita mucho trabajo sobre todo al principio. Creo que irán llegando más y más pero será difícil acercarse a los números femeninos.

Huyes del tópico: rosa para ellas y azul para ellos a la vez que reivindicas, por qué no, que los Reyes le traigan una cocinita a tu hijo.  ¿Sigue existiendo mucho sexismo a la hora de buscar regalos para peques?, ¿cómo se puede evitar?

Lamentablemente creo que hay un mundo sexista en los juguetes. Seguramente es marcado por los fabricantes y anunciantes que puede que piensen que así es más rentable. Por otro lado la gente es cada vez más consciente y quiere dar a sus hijos una educación sin límites. No soy el único padre que regala una cocina a su hijo, conozco muchos, al igual que conozco otros que regalan un balón a sus hijas. Esa es la manera de evitarlo, escuchar a nuestros hijos y darles lo que les interesa. Con el tiempo las tendencias cambiarán y la situación será revertida.

¿Cómo te gusta vestir a tu hijo?

Pues mi hijo viste casual, cómodo, vaqueros y pantalones de pana, camisetas y camisas muy al estilo HM y Zara si se puede decir. Respeto pero odio esos pantalones de pinzas y zapatos de charol, esas camisas de puños inmaculados, niños vestidos de primera comunión en el parque.

Me llamó especialmente la atención un post tuyo titulado “Dejadlos caer”. Háblanos un poco sobre la sobreprotección de los pequeños.

Creo que algunos padres están confundidos y piensan que darles todo a su hijo y permitirles todo es ser buenos padres. Por mi parte creo firmemente en la crianza con apego. Hay que dar besos y más besos a nuestros hijos y ser tiernos y sonreirles,. Pero al mismo tiempo cuando es necesario enfadarse hay que hacerlo y poner límites. Por otro lado dejo que descubra cosas solo y lo motivo constantemente para que intente hacer cosas por él mismo. No hay nada peor para un niño que no tiene límites en casa porque no tener límites es no soportar la frustración y por consiguiente no ser apto para nuestro mundo, la frustración forma parte de nuestra vida. Y el que te hagan todo y que no te dejen hacer nada te convierte en un inútil.  

¿Cómo lleva tu hijo el bilingüismo desde la cuna? Te invito, a propósito, a leer esta entrevista con Jaione, madre de una niña acostumbrada a vivir entre cinco idiomas.

El bilinguismo lo lleva muy bien, tiene padre español y madre alemana y va a un colegio público vasco así que tiene euskera también. Que además sus padres sean unos apasionados de las lenguas y vean pelis en inglés o tengan amigos franceses hace que desde pequeño le resulte normal y le encante todo lo relacionado con los idiomas.  

¿Por qué decidiste montar un blog para hablar de la paternidad?

Decidí montar un blog porque creo que la percepción masculina es importante también. Hay una nueva generación de padres comprometidos, con ganas de educar y de entender lo que hacen y con la ambición de estar ahí presentes para sus hijos de una manera que quizá no pudieron estar nuestros padres. Creo que hay muchos hombres ahí con ganas de decir cosas interesantes y lo más importante con ganas de ayudarse unos a otros.

¿Es inevitable sentirse una rara avis?

¿Rara avis? A mis amigos les encantó la idea. Tenemos casi todos niños al mismo tiempo y les pareció útil. Al principio entre tanta mujer sí me sentí raro pero como decía más arriba he ido conociendo cada vez más papis que me hacen sentirme normal.

¿Sigues a otros papás blogueros?

Sigo a muchos papás blogueros aunque no regularmente. La verdad, entre semana llego del cole y estoy con mi hijo y mi mujer. Cuando él se acuesta aprovechamos para ponernos al día y ver alguna serie. Los fines de semana miro en mi blog las publicaciones de los compañeros/as e intento ponerme al día. Aprendo mucho, cojo ideas pero a veces me pierdo entre tanta información.

Cuéntame algo sobre la “padresfera”. ¿Tenéis las mismas inquietudes que se detectan en los blogs de mamis o hay aspectos/temáticas que os preocupan más a vosotros que a ellas?

Creo que los papás tenemos bastante en común y nos interesan las mismas cosas. También con las madres hay cosas en común pero lógicamente cambia más por la lactancia y algún que otro tema. Pero al final el mundo de los blogs tanto de madres, padres, incluso alguno he leído de abuelos, no pretende otra cosa que no sea compartir y ayudarse. Todos saben que no hay padres perfectos y que los hijos además no quieren padres perfectos, quieren padres felices.

Anuncios

2 pensamientos en ““Los hijos no quieren padres perfectos, quieren padres felices”

  1. Me ha encantado esta entrevista por dos cosas: primero he conocido a un papá bloguero (y a su blog, que iré siguiendo). Y por otra parte me ha parecido que Juan Pedro habla con muchísimo sentido común. Me he sentido muy identificada con reflexiones que llevo años haciéndome: cuando nació mi hijo mayor (10 años más), en los círculos de crianza empática, respetuosa, o como se la quiera llamar, no hablábamos apenas de límites, pero son necesarios porque si no hay control externo tampoco lo hay interno.

    Así que sí, podemos ser cariñosos con los niños, y ser permisivos en conductas que no harán daño a nadie; pero a veces también deben saber dónde está el límite que sus padres ponen; y experimentar las consecuencias de la transgresión.

    Y también estoy de acuerdo en la sobreprotección, creo que a veces lo confundimos todo: por ejemplo les queremos evitar frustraciones, pero después no les protegemos de los efectos nocivos de una sobreexposición a contenidos adecuados para su edad. Por no hablar de tenerlos enjaulados a la edad en la que ya pueden aventurarse a ir solos por la calle.

    Gracias por esta entrevista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s