“Ningún otro hombre puede querer a nuestros bebés como los queremos los padres”

Adrián Cordellat, autor de Un papá en prácticas, es el primer papá bloguero al que entrevistamos en el blog de nuestra tienda de ropa de bebé y niño.  Es el orgulloso papá de Mara, un precioso bebé de casi cinco meses, y vive en Madrid. Si le hablamos de conciliación, Adrián lo tiene claro: Trabaja como periodista y Social Media Manager y lo hace desde casi, así que tiene tiempo para estar con Mara las 24 horas.

papábloguero

Con él hemos querido hablar de la paternidad y de la “padresfera”. Aquí están sus reflexiones:

En Kiss and Cakes hemos hecho entre 10 y 15 entrevistas a madres blogueras y, en cambio, tú serás el primer papá bloguero al que entrevistamos. ¿Tenemos perdón?

Tenéis perdón, por supuesto. Además me parece casi normal. El otro día hablando con Mónica de la Fuente, de Madresfera, me comentó que sólo hay un blog paterno por cada 30 o 40 maternos. Así que podemos decir que ésta entrevista ha llegado antes de lo que sería lógico atendiendo a la media. Lo que sí es cierto es que los papás cada vez estamos haciendo más ruido en la blogosfera. Y eso se nota en las publicaciones de muchas mamás blogueras. Y también en el hecho de que nos hayáis abierto las puertas a estas entrevistas. Un verdadero placer, por cierto, ser el pionero.

En la misma línea, hemos hablado con mamás blogueras porque como somos una tienda de ropa de bebés pensamos que nuestro público objetivo son las mamás, y no los papás. ¿Somos machistas? Critícanos, si quieres…

Diría que la sociedad en general es machista y eso se traslada a algo tan del día a día como comprar la ropa de nuestros bebés. Siempre han sido las madres las que se han ocupado de estas cosas, así que todavía sigue resultando chocante que un padre se implique. Imagino que será cuestión de tiempo que todo esto se normalice. En mi caso me impliqué mucho en la compra de todas las cosas necesarias antes del nacimiento de Mara. Tanto que a las dueñas de la tienda les llamó la atención. Y lo sigo haciendo ahora cada vez que vamos a mirar ropa. ¡Me encanta hacerle conjuntos! Pero sí que es cierto que, teniendo en cuenta las reacciones, parece seguir siendo una excepción.

¿Por qué decidiste crear un blog para hablar de la paternidad?

Por un lado porque soy periodista y me encanta escribir. Siempre he tenido blogs, pero también siempre me ha faltado constancia. Consideré que el nacimiento de mi bebé podía darme ese empujón para mantener una publicación en el tiempo. Y de momento lo está consiguiendo. Y por otro porque quería compartir esta experiencia con la gente a la que quiero. Y al estar lejos de ellos, no se me ocurría mejor forma que hacerlo así. Luego me he dado cuenta de que mi experiencia también interesa a otra gente y cada vez estoy más implicado en toda la comunidad de blogs de padres y madres. Me parece un movimiento fascinante.

¿Lees a otros “papis blogueros”?, ¿ a quién?

Por supuesto. Somos pocos, pero bien avenidos. Me gusta mucho Paternidad con Apego, porque comparto puntos de vista con él y porque como estudiante de psicología que es me ofrece otra vertiente que me resulta muy interesante. Y luego están otros compañeros de batalla con cuyas hazañas me divierto mucho, como puede ser el caso de Papá Cangrejo o La Parejita de Golpe. Esto por mencionar sólo a unos cuantos, pero la verdad es que cada uno de ellos me aporta algo diferente y son igualmente recomendables.

Completa la frase: Madre no hay más que una y padre….

Pues la expresión continuaría con un “puede haber muchos”, pero yo creo que, como en el caso de las madres, sólo hay uno. No creo que ningún otro hombre pudiese querer a nuestros bebés como lo queremos los padres. Ni creo que yo pudiese querer a otro hombre tal y como quiero a mi padre. Padre no hay más que uno y su figura tiene que ser cada vez más importante en la crianza de los pequeños. Tenemos que reivindicarnos.

¿Qué es para ti la paternidad?

No se cómo lo definiría exactamente, pero diría que es algo único. Posiblemente el momento en mayúsculas de nuestra vida. El punto cumbre. Un estado precioso pero que también conlleva mucha responsabilidad. Ahora que soy padre puedo decir que no lo cambiaría por nada en el mundo. Ver a mi bebé cada mañana cuando me levanto, que me sonría cuando se despierta… Echaré mano del tópico para decir que no tiene precio.

¿Cómo te cambió la vida la paternidad?

Digamos que he tenido nueve meses para asimilarlo y adaptarme, así que la vida no me la ha cambiado en demasía. Más allá de tardar más para salir de casa… Sí que es cierto que igual tienes más limitaciones a la hora de hacer determinadas actividades, pero también es verdad que uno tiene un bebé con conocimiento de causa. Y a nosotros esas limitaciones no nos suponen ningún obstáculo. ¡Hay otras miles de cosas por hacer con un bebé! Diría que lo que sí me ha cambiado es la forma de pensar respecto a muchas cosas. Hablo, por ejemplo, del colecho, de la idea de dejar a la pequeña con los abuelos, de la guardería… Antes de nacer Mara eran temas que veíamos de una forma totalmente diferente a como lo hacemos cinco meses después.

¿Crees que una mujer que es madre experimenta sensaciones similares a las que experimenta un hombre al convertirse en padre?

No lo sé, porque por desgracia no he podido vivirlo desde vuestro punto de vista, pero imagino que las sensaciones de una madre son más intensas. Sobre todo al principio. El vínculo que tienes con un bebé que ha estado nueve meses en tu interior intuyo que será mucho más fuerte. Luego con el tiempo creo que las sensaciones se irán igualando. Aunque en esto como en todo esas sensaciones y sentimientos dependerán de la forma de ser de cada persona. Pero bueno, esto no son más que cavilaciones mías. Sólo puedo hablar por mí. Y en mi caso puedo decir que el amor que siento por la peque desde el minuto uno es inmenso. Y crece minuto a minuto.

¿Es fácil para un hombre contarle a sus amigos que está escribiendo un blog sobre la paternidad?

¡Claro! No sé cómo sería hace cincuenta años (si en aquel entonces hubiesen existido los blogs), pero hoy en día es algo de lo más normal. O al menos en mi entorno lo es. Mis amigos son mis primeros lectores. No se pierden ninguna entrada. ¡Alguno hasta me hace comentarios por Twitter o Whatsapp!

¿Crees que algún día te quitarás la “L” de prácticas?

Creo que la ‘L’ de las prácticas nos acompaña toda la vida. Como pongo en mi presentación en el blog, creo que ser papá es un aprendizaje continuo, una eterna plaza de becario no remunerada (al menos económicamente), pero enormemente satisfactoria. Cada día y en cada etapa del crecimiento de nuestros hijos hay algo nuevo que aprender como padres. Digamos que es una formación continua.

Anuncios

8 pensamientos en ““Ningún otro hombre puede querer a nuestros bebés como los queremos los padres”

  1. Enhorabuena por tan excelente entrevista. Refleja a la perfección el sentimiento muy profundo de los “nuevos” papás, que no encuentran obstáculos para expresar sus emociones, inquietudes, temores y satisfacciones acerca de la paternidad.

    • A ti, Adrián, por expresar tan bien lo que es un padre del siglo XXI: un padre que no tiene miedo de reconocer que la vida cambia tanto para un padre como para una madre, porque un hijo no es algo sólo de las madres. Muchas gracias por participar en esta entrevista y un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s