“La maternidad revolvió todas las ideas que tenía sobre parto, lactancia, crianza y educación”

Hace tiempo que en Kiss and Cakes seguimos las novedades sobre salud, educación y ocio infantil que nos van dando los compañeros de la web Pequesymás, una referencia en esto de las mamis y los peques. Por eso quisimos ponernos en contacto con una de sus editoras, Macarena González, y charlar con ella sobre la maternidad, la conciliación y la crianza de los niños. Atención a la pregunta de cómo sería la LOM (Ley Orgánica de Macarena). Estudiada, detallada y con ideas que no le irían nada mal al ministro Wert.

niños Barcelona

También, siendo Kiss and Cakes una tienda de ropa de niños de Barcelona, no podíamos evitar dejar caer alguna pregunta sobre moda infantil. La verdad es que nos ha costado elegir un titular de entre todas las buenas ideas que Macarena nos deja en esta entrevista, así que os dejamos unas cuantas de sus ideas para que podáis ir abriendo boca:

  • “La maternidad revolvió todas las ideas (preconcebidas) que tenía sobre parto, lactancia, crianza y educación”.
  • “La maternidad me ha hecho más dialogante, más flexible y más creativa”
  • “No debemos seguir a rajatabla recomendaciones que se salten el sentido común”
  • “Una ley de Educación debe tener en cuenta que ños niños de hasta seis o siete años necesitan sobre todo jugar y aprender a establecer relaciones”
  • “Me gustaría que los niños no perdieran tanto tiempo necesario para su desarrollo haciendo deberes”
  • “En este país se habla de conciliación, pero esta no existe en la práctica”.
  • “No se me ocurriría comprar un pantalón de pinzas para mi hijo o un vestido de volantes o fruncidos para la niña”
  • “Me gusta más la ropa de niño informal, con un toque urbano”.

¿Qué es Pequesymás?

Me da un poco de vergüenza, pero para ser la primera pregunta, la respuesta es copiada del apartado “staff” en el blog: Peques y más se centra en una etapa clave en el desarrollo de los niños: entre los 5 y los 12 años. Con la aspiración de ser lectura de cabecera para los padres, en Peques y más nos ocupamos de la salud, la educación y el ocio de los niños (lecturas, planes para hacer con niños, el juego, etc). Es un lugar en donde podemos encontrar experiencias reales, consejos, curiosidades y también complementos, temas de decoración para niños, las enfermedades más comunes y recursos e información para la educación.

Añado además que somos un medio de referencia para familias que tienen hijos en esas edades, e incluso un poco más mayores. En Peques y Más somos dos editores: Marcos López y yo misma.

¿Cómo cambio la maternidad tu vida?

¡Uf! no tengo claro que pueda expresarlo con palabras, pero para empezar, revolvió todas las ideas (preconcebidas) que tenía sobre parto, lactancia, crianza y educación. Al nacer mi primer hijo empecé a dejarme guiar por mi instinto, me decía “¿Cuántas veces vas a poder disfrutar de cada segundo con este pequeñín?”.

Así que empecé a desoír consejos llenos de buenas intenciones, pero que no nos iban a beneficiar, como por ejemplo “no lo lleves en brazos”, “déjale llorar”, y cosas por el estilo. Con la niña fue todo más fácil (ya se sabe: a partir del segundo los padres tenemos más experiencia). He (hemos, incluyo a mi marido) pasado varios años con dos niños que se llevan sólo dos años, viviendo intensamente cada momento bueno o malo, y hemos aprendido todos muchísimo. Realmente ahora mismo no tengo otra experiencia vital que supere a la maternidad, dentro de unos años no lo sé.

En general la maternidad me ha hecho más dialogante, más flexible y también soy ahora más creativa. Ha cambiado la prioridad de los temas que me interesan, me ha permitido volver a tener de cerca la inocencia infantil, y me ha enriquecido al seguir de cerca el crecimiento de mis hijos.

A día de hoy, que soy más grandes, se pude decir que tengo una buena relación con mis hijos, y que aunque no soy (ni quiero ser nunca) su amiga, existe bastante complicidad y confianza. Les dejo crecer y alcanzar cuotas de independencia, y les exijo cuando creo que es necesario. No quiero que me tengan miedo, pero pongo interés en que se esfuercen para conseguir cosas.

En general (otras veces no) saben hasta cuándo podrán demandar, y también saben que hay asuntos en los que no pueden tomar decisiones (por ejemplo: no pueden decidir si tienen una alimentación equilibrada, o comer sólo alimentos vacuos llenos de grasas, conservantes o azúcares, porque lo que yo les voy a ofrecer sin discusión es lo primero).

Creo que la maternidad y la paternidad son difíciles hoy en día porque al no contar con comunidades de apoyo (y muchas veces tampoco con familia extensa), nos sentimos muy solos. Lo que no debemos hacer es seguir a rajatabla recomendaciones que se salten el sentido común, o que nos vayan a perjudicar a nosotros o a los niños.

¿Te pregunto por la conciliación?

A mí me da la sensación de que en este país se habla de conciliación, pero esta no existe en la práctica. Muchos de los padres y madres que conozco, querrían pasar más tiempo con sus hijos, pero no siempre los horarios laborales les acompañan. Por no hablar de los verdaderos perjudicados, que son los niños, puesto que pierden las que son sus referencias naturales durante los primeros años de la vida, ya que en poco tiempo han desaparecido las comunidades naturales, la familia extensa, y ¿ahora tampoco van a poder contar con sus padres?

Tengo claro que tras la Primera Infancia, nuestros hijos son mucho más autónomos, y necesitan buscar otras experiencias que vienen de la mano de sus iguales, pero incluso entonces, necesitan contar con los padres.

Yo me considero afortunada porque mi actividad laboral es bastante compatible, y si no estoy yo con los niños está su padre, pero no todos pueden decir lo mismo. También tengo que decir (y me siendo orgullosa de ello), que he podido escoger no trabajar mientras han sido pequeños, no porque nos sobrara el dinero, sino porque para mí era más importante pasar mucho tiempo con ellos, que poder comprar cosas innecesarias.

Siendo la educación infantil uno de los temas recurrentes en Peques y más, parece lógico preguntarte qué opinión te merece la educación de nuestros pequeños y cómo harías para mejorarla. ¿Cómo sería, si nos permites la broma, la LOM (Ley Orgánica de Macarena)?

Pues sí, acepto la broma, y aunque no soy experta en Educación, tengo más vinculación con el mundo educativo que mi propia experiencia como madre de dos niños escolarizados, y una participación de dos años en la Junta Directiva de la AMPA  del colegio; ya que además de bloguera, son formadora de Escuelas de Padres. Así que a ver si todo este bagaje me da para responder el reto que me planteáis.

Esa Ley tendría en cuenta que los niños de hasta seis o siete años necesitan sobre todo jugar y aprender a establecer relaciones tanto con niños como con adultos. Hoy en día, en la mayoría de aularios de Infantil sí que se observan materiales adecuados y juguetes, pero las clases se estructuran de forma parecida en contenido y disposición de espacios a los niños más mayores: es decir los peques hacen a veces demasiadas fichas y se pasan mucho tiempo sentados.

También adecuaría el currículo escolar para que durante el primer ciclo de Primaria, y parte del segundo, los aprendizajes fueran experimentales, porque es lo que los niños demandan, y porque de esta forma se interiorizan mejor los contenidos.

Obligaría a que los adolescentes tuvieran más participación y se les implicara más en los procesos de aprendizaje, me gustaría que se incentivara a la utilización de la tecnologías por parte de los alumnos, de forma que tuvieran la oportunidad de emplear el smartphone (por ejemplo), no sólo para enviar mensajes (algo que limitaría en el horario lectivo), sino también para acceder a contenidos educativos durante la clase, para grabar vídeos que formaran parte de un proyecto de clase o para hacer fotos con las que montar una exposición

Lo que pasa es que si miramos a nuestro alrededor, sí que vemos atisbos de escuelas activas y participativas, profesores que apuestan por pedagogías modernas. Y aunque nos parezcan casos aislados, debemos confiar en que las experiencias se extiendan, mientras pedimos cambios en la escuela de nuestros hijos, dónde sí tenemos influencia. La nuevas tecnologías están bien, y debemos apostar por ellas, pero deben ir acompañadas por cambios pedagógicos

Me gustaría que se permitiera mayor contribución de las familias en las escuelas. Y me gustaría que los niños no perdieran tanto tiempo necesario para su desarrollo haciendo deberes, porque en otros países con mejores resultados en las pruebas internacionales, el cómputo anual de horas lectivas es muy inferior, con lo que aún les sobra tiempo para jugar libremente, o dedicar tiempo a las aficiones.

Y, por supuesto, el Estado estaría obligado a destinar un poco más del Producto Interior Bruto a la Educación, como ocurre con algunos de esos países de los que admiramos su sistema educativo.

¿Crees que el consumismo ha hecho a los niños más egoístas o por el contrario son más solidarios que los niños de generaciones anteriores?

La pregunta es muy difícil, porque por una parte en las escuelas se trabaja mucho la solidaridad, aunque para que un niño sienta empatía con otros que no son tan afortunados como él, es necesario que las familias ejerzan su labor educativa. De lo contrario las iniciativas de los colegios pueden caer en saco roto si chocan con valores diferentes o falta de modelaje por parte de los padres.

Como ves, me ando un poco por las ramas, lo que sí que tengo claro es que el consumismo hace a los niños más demandantes, porque si no existe un límite en las adquisiciones materiales que consiguen, nunca van a tener bastante. En realidad los niños necesitan que se colmen sus demandas de afecto, y tener sus necesidades básicas cubiertas. Somos los padres los que nos tenemos que frenar cuando deseamos comprarles cosas, no todo lo que nos entra por los ojos lo necesitan.

Sé que parezco radical, pero en realidad mis hijos sí que tienen cosas prescindibles, aunque meditamos mucho acerca de las necesidades que creen tener, y desde luego aparte de ropa, libros, alguna actividad y material escolar, no se compra nada fuera de los cumpleaños o Navidad / Reyes.

¿Son los padres actuales demasiado permisivos?

No lo sé la verdad, ser permisivo significa ser muy (o excesivamente tolerantes). Si me permites la deriva, a mí cuando me ven como me relaciono con mis hijos, hay otras personas que me consideran permisiva porque no le obligo a acabarse la merienda (aunque tampoco les dejo que la tiren), o no me importa que suban a un árbol, se ensucien de barro, salten en la cama, … Sin embargo (y esto no siempre se ve porque son conversaciones que tienen lugar en el ámbito del hogar), soy bastante estricta en otros aspectos.

¿Cuáles son estos aspectos en los que eres más estricta?

Me interesa que piensen en los demás, y que se pongan en la piel de los otros antes de decir o hacer; me gustaría que se comportaran con ética y que tuvieran presente el sentido de la Justicia. Creo en el respeto a las otras personas (aunque uno primero debe quererse y respetarse a sí mismo), y en la sinceridad.

Pero vuelvo a la pregunta en un intento de responder directamente,: veo permisividad cuando se permite a los niños tomar alimentos insanos que pueden hacerles daño, o cuando se les compran cosas superfluas que no van a necesitar. Veo permisividad cuando no se corrigen comportamientos abusivos entre niños, y también cuando se utilizan las pantallas como niñera sin tener en cuenta que la falta de límites en tiempo y contenidos pueden hacer daño.

No me gusta juzgar a los demás, sino más bien aprovechar lo que veo en mi entorno en mi provecho, o como enseñanza para no repetir lo mismo. Y creo que (en general) los padres debemos intervenir siempre apoyando primero a nuestros hijos, y después mirando el bien común, pero siempre teniendo la capacidad de erradicar la violencia en las relaciones personales o sociales.

Hace poco escribías un post sobre los depredadores sexuales en Internet. ¿Cómo evitar que nuestro hijo pueda ser acosado por Internet?

Primero tenemos que hacer mucho hincapié en la privacidad de la información que ponemos a disposición de nuestros contactos en las Redes Sociales; y es muy importante también que nuestros hijos aprendan a comportarse en la Red como lo hacen en la vida real. Quiero decir con respeto a la intimidad de los demás, y con respeto absoluto a las personas con las que se relacionan.

Los niños pueden ser acosados en Internet por sus iguales, y también pueden ser objeto de otras prácticas (como el grooming) que tendrían peores consecuencias. Lo mejor que podemos hacer es estar pendientes de su actividad en Internet, para poderles aconsejar o guiar si así es necesario.

Los consejos generales los hemos leído cientos de veces, son sencillos: el ordenador en un espacio común, configurar el control parental de los dispositivos, o contratar un servicio de seguridad que proteja todos los terminales, no exponer datos personales o familiares que forman parte el ámbito privado, y no responder a peticiones “fuera de lugar” o provocaciones. Y saber que si hay problemas graves contrastados, se deberían guardar conversaciones, bloquear contactos, desactivar cuenta y comunicar a las autoridades

Creo que no descubro nada nuevo si cuento que hay niños que se crean un perfil en Facebook a los ocho años, e incluso hay quien se maneja en Twitter mejor que sus padres con 10 años, por no hablar del uso masivo del Whatsapp en menores. Esto no es intrínsecamente malo, pero es que las relaciones a través de estos medios, tienen como componente las respuestas inmediatas, y la falta de reflexión sobre lo que se escribe o se comparte. Cuando hablamos de menores de edad, y especialmente si tienen menos de 14 años, es muy difícil que sean conscientes de la necesidad de meditar un poco antes de publicar, porque no piensan como adultos ya que no les corresponde por su estado evolutivo.

Por eso, hay quien recomienda (aunque tampoco vamos a negar la evidencia), que en edades tempranas (hasta los 10 / 11) , los niños utilicen Redes Sociales que están especialmente para niños pequeños como Mundo Gaturro o Club Penguin, u otras similares, con contenidos más apropiados, y posibilidad de establecer relaciones sin complicaciones, ni exponiendo la intimidad.

No te extrañará, respondiendo una entrevista para un blog de una tienda de ropa de bebé y de niños, que te pregunte algo sobre ropa. ¿Qué tipo de ropa te gusta que lleven tus niños?, ¿qué les gusta a ellos?

A mí me gusta más la ropa informal, con un toque urbano si puede ser, me gustan más los colores cálidos que los fríos, y sobre todo prefiero que vayan cómodos a que se vistan súper elegantes. Influye en esta manera de pensar que mis hijos juegan mucho en la calle, y con un conjunto para el niño y un vestido para la niña que tengan más “de vestir”, es suficiente.

A mi hijo le da igual  qué ropa ponerse, pero no soporta llevar una mancha si comiendo le cae algo encima, así que sobre todo le gusta ser pulcro. A la niña le gusta el rosa, el violeta, y se pirra por las camisetas o jerseis con motivos que sobresalgan (lazos, purpurina en relieve, y esas cosas), se elige vestidos que no escogería yo, aunque después la veo guapísima, y le encantan los complementos (sombreros, pulseras, etc), ¡y sólo tiene siete años!

¿Nos confesarías qué tipo de prenda es lo que nunca le pondrías?

No se me ocurriría comprar un pantalón de pinzas para mi hijo o un vestido de volantes o fruncidos para la niña. Pero si tenemos que comprar algo especial y ellos quisieran algo así (siempre que entrara en el presupuesto para comprar ropa), sí que lo tendrían.

Anuncios

Un pensamiento en ““La maternidad revolvió todas las ideas que tenía sobre parto, lactancia, crianza y educación”

  1. Muy de acuerdo con Macarena, la verdad.
    La educación, los deberes, la competitividad.. tampoco creo que sean planteamientos adecuados para conseguir tener infancias felices. Mucho debemos cambiar y cuanto antes lo hagamos, mejor.
    Bss a ambas!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s